domingo, 31 de agosto de 2008

La Fidelidad de las Tachuelas

Seguramente sonó el aplauso más grande de toda la noche cuando en pleno énfasis final, Salvador Domínguez, líder de "Banzai", saltó desde la tarima de la batería y desapareció del escenario cual si de un efecto escénico se tratara. Los que poco antes habíamos pisado aquella raquítica estructura presentimos el drama y acudimos de inmediato al back stage donde, afortunadamente, descubrimos que el larguirucho esqueleto del músico se mantenía intacto. Aquella tarde-noche del 21 de julio de 1984, fue la última vez que tocamos en el ya por entonces muy reconocido Festival de Mazarrón. Cuando Marcos Rubio, actual director del Festival Leyendas del Rock, me llamó a primeros de año para invitarme a participar, debo reconocer que, cuando menos, me pareció de justicia unir de nuevo dos nombres legendarios dentro del rock nacional: Asfalto y Mazarrón.

Al subimos la otra noche a ese escenario, no pude evitar recordarle a la gente la fecha de mi última visita con Asfalto a esas playas. Les comenté que si en 1984 me hubieran dicho que, casi un cuarto de siglo después, iba a tener la oportunidad de poder observar un paisaje tan similar, y no me refiería a esa zona de la maltratada costa mediterránea, si no a la avalancha de camisetas negras, pelos y tachuelas; sinceramente, no lo hubiera creído. Viti Ilarraza, el actual batería de Asfalto, era la primera vez que acudía y me dijo que, viendo la concentración de fieles, sintió como que estaba observando una imagen del pasado; curioso que él lo dijera porque, precisamente por cuestiones de edad, se perdió asistir a la inmensa mayoría de los festivales de rock que surgieron en nuestra geografía a finales de los setenta y que se mantuvieron hasta bien avanzados los años ochenta. En realidad la imagen, más o menos estereotipada de los festivales de rock, dominados en su mayor parte por la estética heavy, ha creado toda una iconografía que se mantiene bastante intacta en el tiempo. Así, si se volvieran a repetir: Woodstock, Monterrey, Wight, etc, sin duda todos acudiríamos perfectamente uniformados para la ocasión de forma tal que nunca una fotografía de los hijos se pareciera tanto a otra de sus padres, no es de extrañar que Viti Ilarraza tuviera la sensación de estar observando un evento propio de otro tiempo. Le comprendo.

La pregunta es: ¿Qué lleva a la gente hasta un festival como este? Quizás la respuesta: asistir a esa especie de ceremonia de lo irrepetible. Estar allí significa principalmente eso, poder contar que se estuvo. Por supuesto que la música y los grupos son el principal argumento que los mueve pero, sin duda hay algo más. Participar en el evento es un ejercicio de auto ratificación que viene de perlas para certificarse cada cual como se siente que es; y, situándose justo al lado de otros con los que comparte criterios que van más allá de ser sólo musicales, puede que hasta filosóficos, notar el contacto con la tribu a la que uno entiende que pertenece. Y es eso lo que definitivamente pienso que, a pesar del paso de los años, se mantiene intacto. La fidelidad de las tachuelas, como yo lo defino, no es cosa intrínsicamente ibérica, para nada, de ahí que sigan convocando audiencia los grandes nombres del rock mundial en cada uno de sus conciertos; en esto, como en tantas otras cosas, España no es diferente.

Sostengo que nos diferencia que las estructuras públicas y políticas, las que ostentan el poder social y los medios, sigen marginando al rock, y así los resultados: un espacio poco confortable para acoger a miles de personas que ni tan siquiera encuentran un sito para sentarse; controles policiales por todas partes en un ejercicio de vigilancia intensiva cual si de una concentración de adolescentes se tratara; silencio administrativo y publicitario; y un largo etcétera que nos lleva a la conclusión de que son pocas las cosas que han cambiado en veinticinco años y que, tras un joven, o no tan joven, con apariencia rockera, sigue habiendo sospechas, cuando la realidad es que se trata de un público bastante más civilizado que muchos otros. En fin, vivimos donde vivimos y esta sociedad es la que es. ¿Cómo la cambiamos? No lo sé, pero tal vez empezaríamos a arreglar algo si nos permitieran hablarlo o escribirlo en los medios masivos y no sólo utilizando la imagen del rockero de forma satírica para anunciar un sorteo. Qué pena.


4 comentarios:

Javier M dijo...

Yo llevo bastante más de veinte años siendo aficionado al rock duro y al heavy (rock urbano aparte, claro), aunque nunca he llevado tachuelas, ni chupas de cuero, ni siquiera el pelo largo.
Pero lo que sí he visto en los muchos conciertos en que he estado es que la gente del rock suele (aunque siempre hay metepatas) ser educada y va a pasárselo bien. Cuando el grupo acaba de tocar, se le pide otra, toca otro rato, todo se acaba y cada mochuelo a su olivo. No vamos a la salida de artistas a gritarles cosas y "pedirles hijos", pero siempre tendremos peor fama que los/las fans del cantante o grupo de guapos de moda.
El último concierto en el que estuve fue el de Saratoga en Aqualung hace como dos años (me hago viejo y vago).
Fui con una amiga y estuvimos un rato en la cola para entrar. La gente estaba tranquilamente hablando de sus cosas. Entramos, vimos el concierto y, como siempre, nos fuimos sin hacer demasiado ruido.
Estuve en la parte de atrás de la sala y pude ver que, lo que hace veinte años eran pelos largos, ahora eran brillantes "cartones". Seguro que he coincidido en más de un concierto con alguno de los que estaba allí. Y nunca (ya digo, salvo algún patoso) he tenido problemas con nadie, ni público ni policía.
Pero la fama de transgresión que transmite el rock la va a seguir teniendo siempre, y se nos va a mirar peor a los asistentes a un concierto de rock que al público diecisieteañero de algún cantante de moda, aunque ese público vaya hasta arriba de pastillas o de alcohol y se dedique a la salida a romper papeleras a patadas.

Por cierto, aunque alguien me apedree, el anuncio de los "ciegos" con los heavys en la playa (aunque sea un burdo truco comercial) me hace mucha gracia y hasta lo he dejado grabado.

Un saludo.

Javier M dijo...

Hola.

Espero que pronto pongas una entrada contando qué tal fue el Nos Va La Marcha visto desde dentro (problemas técnicos aparte).
Por mi parte, como espectador, cuento que me lo pasé de p. m. Ver a tanta gente histórica, por la cara y en un sitio como ese fue la leche. Ojalá no haya que esperar otros treinta años para el próximo.
El otro chaval que canta en el grupo me parece muy bueno, y con una voz muy "Asfalto".
Solo siento dos cosas, una el poco tiempo que tocasteis y otra el sonido tan horrible (de todos los grupos). No sé si sería por estar muy cerca del escenario, pero la voz no se entendía y las guitarras estaban tapadas por los graves del bajo y el bombo de la batería.
Pero bueno, como digo, ojalá se repitiera todos los años aunque fuera en esas condiciones.

Anónimo dijo...

Ashen b derogate Our Spiritless Prices at www.Pharmashack.com, The Acclaimed [b][url=http://www.pharmashack.com]Online Chemist's rat on [/url][/b] To [url=http://www.pharmashack.com]Buy Viagra[/url] Online ! You Can also Think of Vasty Deals When You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/cialis.html]Buy Cialis[/url] and When You You [url=http://www.pharmashack.com/en/item/levitra.html]Buy Levitra[/url] Online. We Also Cavity a Awe-inspiring Generic [url=http://www.pharmashack.com/en/item/phentermine.html]Phentermine[/url] In buttress of Your Nutriment ! We Truck in Pre-eminence creed [url=http://www.pharmashack.com/en/item/viagra.html]Viagra[/url] and Also [url=http://www.pharmashack.com/en/item/generic_viagra.html]Generic Viagra[/url] !

Anónimo dijo...

It isn't hard at all to start making money online in the hush-hush world of [URL=http://www.www.blackhatmoneymaker.com]blackhat hacking[/URL], Don’t feel silly if you don't know what blackhat is. Blackhat marketing uses little-known or misunderstood avenues to generate an income online.