miércoles, 15 de julio de 2009

Todos Estuvisteis Allí...

Cuando uno va cumpliendo años, y ya te encuentras en el umbral del tercer y definitivo acto, si algo de bueno tiene, es haber aprendido a administrar el tiempo y a no dejar pasar el tren de los buenos momentos sin subirse a él. Lo de la otra noche fue una experiencia muy emotiva que, lejos de vivirla con euforia, la viví con sosegada intensidad, como quien saboréa un buen vino. Qué pena que la experiencia de saber interpretar la vida, sólo se adquiera a base de acumular vida vivida.

He de reconocer que durante el concierto fui el hombre más feliz que jamás fuera, y no por el afecto que la gente nos dispensó en forma de aplausos, sino por hacerme comprender, justo en ese instante, que tanto esfuerzo dedicado a esto de ser músico, ha termindado por dar sentido a mi vida. Me alegro tanto de haber llegado hasta aquí, que ratifico mi voluntad de permanecer "hasta que aguante el corazón..."

Para cerrar el concierto elegí: "Lo que el Viento no se Llevó" porque, en ese tema, que es de José Luís Jiménez, no mío, hay un puñado de frases que definen perfectamente mi pensamiento actual; un sentimiento que se expresa perfectamente en aquella estrofa que dice: "No hay nada que reprochar, ni batallas por ganar. El tiempo pasado déjalo estar. El mundo es muy pequeño, demasiado pequeño..." Asumiendo esto, considero que doy mi vida por bien vivida... Y es que me veo como un viejo roble que ha sido capaz de superar en pie toda clase de tormentas; tempestades que me afectarón en lo personal y a mi carrera de músico; como igualmente afectaron al rock nacional y a todo lo que le rodea. Pero eso es tiempo pasado. Ahora me apetece disfrutar con lo que hago, saludar cordialmente a todo el mundo, e incluso invito a compartir escenario a todo aquel que quiera hacerlo, como se pudo ver; las gracias a todos ellos por ser tan generosos con este viejo compañero. A esa invitación estaban incluidos algunos de los que más echarías de menos, pero...

Amigo, como decía al principio, ya vamos siendo mayores. La gente es libre de cargar sus bolsillos con piedras del camino soportando su peso, pero debemos respetar su actitud, por muy necia que esta nos parezca; eso sí, por favor, les pediremos que al menos... no nos las arrojen.

Un abrazo,

Julio Castejón.

6 comentarios:

mdiezb dijo...

Julio, por desgracia no pude estar en el concierto pero me imagino que sería formidable.

El otro día, volviendo de viaje, estuve escuchando varias canciones del grupo en el coche y hubo una que, cuando era más joven, me encantaba (Canción para un niño) pero que ahora, con dos hijos (8 y 2 años) tomaba una nueva dimensión. El corazón en un puño. Sentimientos a flor de piel.

Gracias Julio por hacer que nuestra vida sea más fácil.

Miguel Ángel

Rodolfo dijo...

Me hubiera encantado asistir.
Espero escuchar pronto ese directo.
Estuve el año pasado en Villalba de los Alcores (Valladolid) y fue entrañable. Disfruté mucho de tu buen hacer y del de los músicos que te acompañaban.

Salud y suerte

Heart Of The Sunrise dijo...

Yo no estuve porque tenía otro concierto,pero pillaré el DVD,claro

karlonnen dijo...

Me alegro mucho de esa plena felicidad. Un abrazo.

Roundabout dijo...

Mdiezb.Canción Para Un Niño me hace preguntarme que por qué esa tendencia a explicarles a l@s niñ@s lo malo que es éste mundo en vez de dejar que lo descubran por si mismos.Creo de Huecco y Wilhelmina de Peter Hammil van sobre el mismo asunto.Canción Para Un Niño sólo salió en single.No está en ningún LP de Asfalto

Anónimo dijo...

Enhorabuena por el concierto en Mejorada ayer, estuvo genial, repleto de magníficas canciones que desde que tenía 14 años he ido conociendo y teniendo muchos discos vuestros de aquellos de vinilo. Gracias por hacerme vibrar de esa manera a mis cuarenta y tantos. Un fuerte abrazo.