miércoles, 20 de marzo de 2013

A Irene, joven compositora.


De verdad que me fastidia verme envuelto en este tipo de polémicas. Y más cuando quien pretende implicarme, ni tan siquiera conoce cual es mi realidad. Qué injusto. Me agarras componiendo, en un estado emocional perfecto. Leer ciertas cosas me turban, de verdad que sí. Me apenan tus palabras y tu postura.

Querida amiga, después de registrar desde 1977 cerca de 200 de mis obras en SGAE, déjame que te diga que, a día de hoy, los derechos que percibo, no alcanzan a ser ni el 50% del salario mínimo interprofesional. ¿Sabes cuánto va a cobrar algún autor tan prolijo y afamado (me cuesta escribir sus nombres) como alguno de tus amigos? Pregúntaselo, porque la cifra tiene no menos de 5 dígitos altos, incluso 6. Y todo porque, muy "afortunados" ellos, han encontrado una fórmula "genial" pero que, por muy legal que se nos pinte, no tengas dudas: es un claro fraude al espíritu de la ley.

Que te quede claro que no tengo nada contra los conciertos de madrugada, ni a ninguna hora, si se hacen con la total libertad del músico que los ejecuta y no dictándole las piezas que debe tocar que, obviamente, suelen ser las que pertenecen al control editorial de la cadena que los emite. Tampoco tengo inquina contra quienes hacen de su capa un sallo negociando en "libertad" con las editoriales de TV, pero sí contra aquellos que están prestándose, ocultando su mirada tras unas gafas de sol, a una pantomima que ofende a los que hemos dedicado toda nuestra vida de músicos, pensando que la música debe nacer para poder ser escuchada.

También estoy en contra, siempre lo estuve, de la figura del editor musical especulativo. Mi obra (salvo el 1er L.P. de Asfalto) no entrega derechos a las editoriales, puede que de ahí la tímida repercusión que tuvo de siempre en los medios. Y, fíjate lo que digo: respeto mucho a los editores, aquellos que invertían esfuerzo en la difusión de las obras de sus representados, de los que ya prácticamente no quedan. Esta en mi libro autobiográfico, que en 1965 trabajé en una editorial así, regentada por un compositor, todo un señor, magnífico como músico y como persona D. Mario Suárez. Me pasaba el día escribiendo direcciones en sobres que portaban partituras que se regalaban a las orquestas por todo el país para que las ejecutaran. Porque ¿sabes de donde viene la figura del editor? Te lo digo: el autor componía y alguien tenía que imprimir las partituras y repartirlas. ¿Sabes lo que es el editor actual?:  alguien que obliga al compositor a ceder el 50% de sus derechos para atenuar lo que sus dueños (léase grupos de comunicación y multinacionales del sector discográfico) pagan por otro lado, conforme a lo que les obliga la ley. Y es, de ese modo, que aminoran el costo de la factura que les presenta SGAE por mandato de todos los autores. Alain Milhaud por años ha sido editor musical, tal vez su nombre no te diga nada, fue el productor de Los Bravos, quien hizo que ese fuera el primer grupo español en visitar los charts internacionales; un viejo octogenario, pasional de la música, me decía hace sólo unos meses: "Amigo Julio, es duro aceptar en lo que se ha convertido la figura del editor musical".

Por tanto, si los que tú defiendes, consideran que tras este enfrentamiento lo que hay es una pugna entre unos grupos editoriales y otros, a lo que Antón Reixa, presidente de SGAE, presumiblemente se apunta en favor de unos, te diré con total rotundidad que en esas yo no estoy; pero es que, además, me parece que Reixa tampoco. Estoy convencido de que el Presidente está siendo sincero, yo lo veo así, y dice lo mismo que diría cualquier autor indignado, que, por supuesto, no son obviamente ese centenar... que dicen ser. Y sí, es cierto que, si se cogen sus palabras y se sacan de contexto, pueden, con habilidad maléfica, presentarse como ofensivas para algunos autores; es por eso que él ya las ha matizado.

En fin, amiga, te dije que te daría mis explicaciones en privado si te interesan, ya veo que no y me has obligado a darle a la tecla. No te preocupes, posiblemente ya madurarás como persona, aunque algunos no lo hacen yo deseo que tú sí. Yo mismo, a tu edad, también hice muchas tonterías por no saber escuchar a los mayores que, en la recta final de sus vidas, ya se ven aliviados del peso de las ambiciones.

Por último, con cierto pudor me obligas a que te diga qué pasa con mi música. Verás, yo no salgo en televisión, ni sueno por la radio, tal vez porque no tengo editorial que lo promueva... Pero a pesar de ello, vengo publicando casi un disco por año. Trabajo en ello casi constantemente, es lo que me queda, y es un placer hacerlo; sobre todo pensando que gozo de la suerte de tener unos pocos miles que están dispuestos a escuchar con interés lo que hago; qué privilegio amiga mía, no sé si les estoy suficientemente agradecido. Con Asfalto, qué quieres que te diga, es cierto que no tocamos mucho: 40 fechas en 2009, 22 en 2010, unas 20 en 2011 y una docena de 2012. Las cosas están mal para todos: no hay dinero para contratar y tampoco es cosa de ir haciendo de empresa por salas cutres, a no ser que te subvencionen... claro. O eres músico o eres gestor, las dos cosas es casi materia imposible, no funciona. Aún así, no dejo de hacer actuaciones. Déjame que te diga que, al menos una vez por semana, a veces dos; a veces tres... mis canciones se suben a un escenario allá por cualquier parte de la geografía nacional. Lo hago con el dueto electro-acústico que tengo con mi amigo Sherpa; un espectáculo muy digno, créeme: te gustará, sepas que te invito a verlo cuando quieras. Como ves no se puede decir que esté precisamente inactivo.

En cuanto a las "dietas" que percibo por mi participación en el Comité de APS (Atenciones y Previsión Social) de Fundación Autor, o sea: SGAE ¿Sabes lo que es eso? Te lo explico: una docena de autores, se supone que gente buena, fuimos elegidos para atender los casos y ayudar económicamente a los autores que atraviesan situaciones de extrema gravedad. Unos 300.000€ al año destinará la actual SGAE para estos fines solidarios, justo el doble que el año 2012. Nos venimos reuniendo cada dos meses, y sí, cuando lo hacemos, se nos pagan como gastos de asistencia 200 euros. ¿Que te parece el dineral que percibo? Como ves, no tengo nada de qué avergonzarme, desde luego que no. Pero aún hago algo más. Déjame que te diga que, pensando en ti, mejor dicho en gente de tu edad que tiene impulsos creativos y que les gustaría llegar a mostrarlos, estoy trabajando en la redacción de un proyecto que permita que miles de jóvenes músicos encuentren un circuito en el que poder tocar. Y todo ello, muy probablemente, sea factible bajo el impulso de la actual dirección de esta “maldita” SGAE, sobre la que albergas tantas sospechas.

Cómo ves, realmente soy un ser despreciable, ¿verdad que sí? 

Pd: He elegido una foto muy interesante para ilustrar esta publicación, en ella se te ve muy guapa al lado de un viejo amigo... por todos sobradamente conocido.

13 comentarios:

Javier Bravo dijo...

Aunque no me llamo Irene, no puedo evitar dejar un comentario :)
SGAE, y la industria en general sigue midiendo las cosas por los mismos parámetros que el siglo pasado. Que las editoriales musicales fueran imprescindibles en la época de Ruperto Chapí tuvo su lógica. Pero en la era de internet ya no tiene ninguna. Alguna gente que supuestamente busca alternativas basa su modelo de negocio en los resquicios legales de las viejas fórmulas, y eso tampoco me parece lógico (ni honesto, dicho sea de paso).
Está llegando el momento de hacer tabla rasa, de replantearse todo y buscar caminos nuevos. Los viejos perfiles del negocio deberían encontrar nuevas formas de aportar valor (que las hay) o desaparecer.
Hay una enorme diferencia entre quienes quieren hacer dinero a costa de los demás y entre quienes quieren poner su trabajo a disposición de los demás (medie intercambio económico o no, que todos tenemos que comer).
Hasta que no cambien estos aspectos nos va a tocar a todos ser músicos y gestores a la vez, y tratar de no morir en el intento...

Julio Castejon dijo...

Estoy de acuerdo contigo. O nos adaptamos a los nuevos tiempos o esto dejará de tener sentido.

De verdad que ni puedes imaginarte lo implicado que estoy de abrir ese debate uniendo a todos los que no les gusta lo que ven porque lo consideran injusto. Hemos de propiciar esos cambios pensando en los que vienen detrás de nosotros; pero eso sí: hagámoslo desde la reforma de una sociedad que tiene más de 100 años y que no todo lo ha hecho mal.

A esa me apunté en las pasadas elecciones pero los compañeros no me dieron sus votos para llevar mi voz al seno de la Junta directiva. Aún así, confío en algunos de los que allí están, lamentablemente no en todos. Sé que las turbulencias que se respiran a esas alturas son tremendas, me cuentan. Hay demasiados intereses antepuestos, unos legítimos, otros oscuros.

Maria villalta dijo...

Aquí parece que por educación Julio no dice lo que realmente está pasando, pero bueno algún día sabremos la gran estafa montada alrededor de todo esto.

Julio Castejon dijo...

Amiga María, yo creo que soy claro hasta donde puedo serlo sin datos precisos en la mano. No los tengo ni sé si quiero tenerlos. Pero si alguna vez llegan a hacerse públicos, con nombres y apellidos, intuyo que puede que más de uno nos llevemos las manos a la cabeza.

ALEZEIART dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
ALEZEIART dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Julio Castejon dijo...

Me arrepiento mucho de haberte dado tanta importancia dedicándote una respuesta. No sabes ni lo que dices ni lo que cuentas, y quien te informa, como poco, es un desagradecido para conmigo y el trato que siempre le he dado. Yo tengo mi historia y jsm´sd he ido por la vida metiéndome con la gente, y si la desconoces, te invito a que la leas, hay un libro. Pero ya me imagino que sugerirte leer es algo que mejor debieran haberte sugerido otros cuando eras más adolescente de lo que aún eres.

Con tu próxima respuesta borraré todos tus post no quiero que tengas ningún espacio, pagado por mí, para decir sandeces, ya sean en mi contra o a mi favor.

Punto final.

Lourdes Alcober dijo...

Bueno... igual es meterme donde no me llaman, pero, con relación a las palabras de Irene, con todos mis respetos, y en relación al texto de Julio, no he visto ninguna descalificación barata y chabacana.
Irene, respecto a lo que dices de "a ver si con suerte no vuelvo y me alejo de esta miseria de país y de personas" recuerda que no se puede generalizar, yo no me considero miserable, francamente, y tu tampoco creo que te consideres, porque, por lo que veo, vives en España. Ojala se te presente la posibilidad de quedarte en Miami, y te vaya bien. A lo mejor no eres victima de gente miserable allí, ni eres víctima de xenofobia, a lo mejor aquello es un paraíso...ójala... pero no generalices ni descalifiques a gente de bien, que no se lo merece.
De la gente mayor, se puede aprender mucho, y recuerda que "la veteranía es un grado", aunque no sea mas que por experiencia, créeme que yo aprendo todos los días. Eso Julio lo tiene, tiene edad y experiencia, y aún así (corrígeme si me equivoco, Julio) es posible que metas la pata a diario.
Julio ha pasado por muchos ciclos en la Industria de la Música, y como muchos de su quinta, ha estado arriba, en el medio y abajo. Bien sabrás tú que la Música es como una montaña rusa, y ahora no está en el mejor momento.
Como persona cercana a Julio, te puedo asegurar que no hay día que pase en la vida de Julio que no luche por la música, no solo por la de él, sino por los artístas nóveles y por los no tan nóveles. Por innovar en proyectos, y por no callarse y agachar las orejas ante excentricidades de unos cuantos, lo cual, le crea algún enemigo que otro.
A mi me parece perfecto que se investiguen todos estos negocios "fraudulentos", y que el tiempo y la justicia pongan a cada uno en su lugar. Sólo es cuestión de tiempo... y me da igual que esté Reixa, Sastrón o Perico el de los Palotes, lo importante, es que acabe con la corrupción y se trate a todos los autores por igual.
Irene, no conozco tu música, francamente, y me gustaría conocerla, no te visto en directo, y me gustaría que me dijeses, si en alguna de tus actuaciones (remuneradas supongo y con contrato,hoja de autores rellena,IVA, alta en Seg. Social,seguro de responsabilidad Civil y tal...) cantas algun tema que no sea tuyo, alguna versión de tus ídolos... porque, al igual que el cover del Tractor Amarillo de 1992 de Julio que le aportó unos beneficios, a ti, en tus actuaciones en vivo, se supone que tambien te aporta beneficios cantar versiones de otros autores (ya he dicho que no se si cantas alguna version).
Solo quiero hacerte ver, que ésto es un círculo vicioso, que cada uno, se gana las habichuelas como puede, y que, seguro, que TODOS, en algún momento, hemos cometido algo "políticamente incorrecto", conscientes de ello o no.
Irene, no me gustaría que te ofendieras tanto. Julio no ha publicado nombres en el blog, no hay nada de que acusarle.
Mucha suerte Irene.
Julio suerte a ti tambien, y a ver si los músicos dejáis de ser víctimas de tanta injusticia.
Saludos

Lou

Maria villalta dijo...

Julio, el otro día escribí en tu página Facebook y siento si soy repetitiva pero me ha indignado la poca sensatez de la gente y la mala educación.
Después de mi post me sigue quedando la duda de si es así de imprudente o es que tb. está metida en el ajo, he seguido indagando y es parte de la página que cuelga por todos los sitios. Tanto esfuerzo por nada?????

"Buenas tardes a todos. Antes de nada quiero decir que no conozco ni a Julio ni a Irene personalmente por lo que no puedo más que respetar a uno por su trayectoria y a Irene por dedicarse a esto tan lindo que es la música, aunque creo que no conoce la verdad. Soy cantante desde hace 15 años y al no cobrar más que 300 euros al año después de muchas composiciones me puse a indagar y ver donde se iba mi dinero, sobre todo la carta de Reixa, con todos los defectos que pueda tener, es coherente con el fraude que se está cometiendo, aunque yo le pondría algunos matices. La Sgae nunca ha sido santo de mi devoción, pero sobre todo la antigua directiva que dejó vacíos legales que permiten a cantantes que no están en la actualidad recaudar cifras cercanas al millón de euros por las canciones que salen en los programas de tarot y conciertos nocturnos. Esto no es opinión, las cuentas de lo que cobran los 20 primeros están a disposición de todos, algunos bajo los nombre de editoriales, enmascarados en el anonimato. Imagino que Irene al compartir escenario con alguno de estos 20, que facturan más que un Pablo Alborán que guste o no es un artista que está presente y merece nuestro respeto, defiende a ultranza algo que no se puede defender, las formas creo que tampoco son las correctas, pero démosle el margen de la duda y no ataquemos publicamente a una chica bajo el anonimato de internet, su opinión es igual de respetable que la de cualquier otro. Solo Irene, cariño, te pido que te informes y que veas que la limpieza que unos propugnan es solo para que no se les acabe el chollo. Aquí no hay motivo de chillar o decir palabras más feas, son datos, pídelos no es nada complicado y dime si te parece justo que con triquiñuelas se esté gastando dinero en gente tan amoral. Si después de conocer la verdad sigues teniendo la misma actitud , no me queda otra que pensar que algo sabías y eso ya huele mal."

ALEZEIART dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Julio Castejon dijo...

Perdón, que nadie se llegue a pensar que en el pasado haya tenido un afair sentimental con esta chica. Porque este comportamiento es más propio de un despecho. ¡Qué castigo de criatura...!!!

Está esperando a que borre sus mensajes para echarme los perros en el Red. De momento no lo voy a hacer. Cada linea que escribe la descalifica más.

ALEZEIART dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Maria villalta dijo...

http://cultura.elpais.com/cultura/2013/03/15/actualidad/1363380899_078784.htm

Ahora sabemos por qué esa agresividad......La gente se descalifica por si misma.
La gente honesta insulta, ni agrede ni va de lista por la vida.
Veo y entiendo el por qué el servilismo a tu amiguete.